Libros

CAFE DE LOS MILAGROS (2015)

LIBRO PORTADA

Por estas páginas desfilan algunos de mis relatos o narraciones, que es decir algunas de mis obsesiones e inquietudes: la incertidumbre y el azar, la libertad, el exilio, el viaje, la melancolía y la eterna búsqueda del amor. La mayoría de los personajes que transitan por aquí son seres derrotados y humillados, losers ensombrecidos por sus historias personales, que se debaten al borde de las Contratapa (1)miserias y desalientos. Sin embargo, dueños de un destino que los emplaza a la derrota más perentoria, aun se permiten soñar. Y en esa fuerza subterránea de la resistencia tal vez radique su eventual redención.

En Café de los milagros los personajes nos harán emocionar, entristecer o reír porque, por sobre todas las cosas, son el espejo en el que queda reflejada la atroz falibilidad de los seres humanos.

Editorial Autores de Argentina – ISBN 978-987-711-318-1

Ilustración de portada: Guadalupe Barro Gil e Iván Villasmil -Para la portada ver: Béhance

Podés adquirirlo también en formato E-BOOK: CAFE DE LOS MILAGROS en AMAZON y en las siguientes librerías: Casa del Libro  Laie  Amabook  Librería Hernández  Livraria Cultura  Bajá Libros.com  Boutique del Libro  Librería Santa Fe  Blau (Barcelona)  Populares Books.com  Lóscrito (México)  Imosver  Caprichos (España)  Porrúa Digital  La Feltrinelli (Italia)  Altair (Barcelona)  Péndulo.com

Sombra que fue y será. REBELIÓN Y CREACIÓN EN LA MELANCOLíA (2011)

A lo largo de los siglos la melancolía ha sido objeto de múltiples disciplinas. La filosofía, la medicina, la psicología, las artes y las letras la han definido, explicado o descrito siguiendo sus propios influjos. Pero escurridiza, empecinada en confundir y desconcertar con sus diversas máscaras, ha amagado con despreciarlas. O, al menos, con negarles su exclusividad. “Nada más poético que las mutaciones y las mezclas heterogéneas”, decía Novalis. Y si éste volumen reúne imágenes poéticas es porque la melancolía así lo amerita: estrépito de signos, todo –cuerpo y alma, pasión y razón- se entrelaza en su ambigua penumbra de sentido.

Exceso de humor negro en la sangre, tedio y pereza, pacto con el demonio, locura, depresión, abismos de delirio y genialidad: todo este fragor semántico acompaña al concepto de melancolía desde hace más de dos milenios en el pensamiento occidental.

A cada paso la melancolía nos muestra su cara más visible: camina con su rostro adusto por las calles, toma el tren o el subterráneo, se divisa desde algún balcón, en un ocaso dominguero, en la salida de un estadio de fútbol o en el verde de una plaza. Es el otoño –“todavía tierno, apenas amarillo, apenas un vapor”, poetizó Juan L. Ortiz-, una música lejana, el final de un ciclo, la pérdida del amor, un fin de fiesta.

La potente metáfora freudiana “la sombra del objeto recae sobre el Yo” traza un verdadero identikit de la melancolía: en su psiquis, el melancólico entroniza aquello que perdió (un ser amado, un ideal) y lo carga consigo eternamente, intentándole dar vida, con lo cual el dolor se perpetúa. En tanto el objeto perdido permanece instalado en ese sitial, su propia vida se oscurece, queda ensombrecida por el duelo que le provoca. Un fantasma en medio de la noche interminable, al que el melancólico injuria y denigra, y empuja a los infiernos. La sombra de ese fantasma lo llena de culpa, lo incita al martirio. En penumbras, junto a su tristeza y su ego deshilachado, no halla palabras, rompe los lazos sociales, se refugia en el silencio, en su quietud y su pérdida de deseo.

En su silencio y soledad contemplativa, la penumbra del melancólico sostendrá la sombra que lo habita hasta su muerte, o encontrará en Eros y la creación el motivo redentor que le inyectará un ápice de luz. Porque, como dijo Oscar Wilde, “donde hay dolor hay un suelo sagrado”.

Bienvenidos a la Melancolía. Pasen y vean.

Mitos de Tierras Calientes (2007)

América Latina es una tierra pródiga de excesos y pluralidades, regada de sensibilidades y pasión, superpuesta de invasiones y exilios, distancias y desencuentros. Ha recorrido un tránsito plagado de imaginarios: el padre ausente como una metáfora del poder, la fascinación por lo foráneo que evoca nostalgia y carencia de identidad, los mitos de la autodenigración como una prueba de la propia mirada prejuiciosa y devaluada, la fragmentación de las identidades, el mestizaje como producto de la violación, la mujer como una alegoría de la condición subalterna continental, la violencia omnipresente como destino, la metáfora del cuerpo consumido por el capital, la riqueza de una oralidad que resiste el paso del tiempo y las sucesivas oleadas de modernidad.

A través de un recorrido por la historia, la literatura, la antropología y el arte, el presente volumen recoge algunos de los tópicos que han configurado el horizonte latinoamericano, y que expresan su temperamento y su carácter, sus pulsiones, su sino y porvenir.

Imagen de tapa: “Marcha de la Humanidad”, del artista mexicano David Alfaro Siqueiros (1896-1974)

Consumidos. Sumidos en la sociedad consumista (2005)

Asistimos a una era generalizada de incertidumbre, reflejo de la normalización de la catástrofe y del desorden social, ejemplificado en la proliferación de los trastornos fóbicos como indicadores sociales de época.

En la vida cotidiana de la sociedad occidental, el cuerpo se ha liberado de las cadenas del alma, pero deambula aferrado a su propio ego. Convertido en mercancía, es un híbrido que busca una identidad a través de su auto-experimentación: drogas, sexo virtual, hedonismo, ingeniería genética, cirugía estética. El deseo en la era actual, cada vez más azaroso y errático, se asemeja a la práctica sintomática del zapping, una verdadera metáfora contemporánea. Ese deseo aparece fragmentado, porque el imperativo social es el consumo de placer en cantidad, equivalente al consumo de imágenes cuantitativas que implica el zapping. Ambos responden al nerviosismo absoluto del colectivo social, ambos evidencian el vacío existencial de nuestra época.

La trascendencia ha estallado en mil pedazos, socavada por la maquinaria del consumo, y ha instaurado un hedonismo que vivifica el aquí y ahora. En efecto, en la sociedad occidental, el consumo es liberador, una ilusión vana pero que sirve para reemplazar los fundamentos y los valores –religiosos, ideológicos y comunitarios- perdidos.

La necesidad de sobrevolar el paraíso parece ser un imperativo del hombre contemporáneo. Pero la promesa de hallarlo se convirtió en la ironía suprema de la sociedad consumista, en un mundo en que el placer es cada vez más una figura borrosa y distante.

Incertidumbre, voracidad material, errática búsqueda de placer: las sociedades de principio del siglo XXI atraviesan una era de profunda insatisfacción. El sujeto contemporáneo ha perdido el sueño colectivo y, paradójicamente, el individualismo tampoco ha conducido al hombre a su propio edén: insatisfecho con su propio ego, indiferente e inerte ante los acontecimientos actuales, esclavo de los parámetros sociales del mercado y, además, paranoico, ese sujeto naufraga en su propia impotencia para encontrar respuestas a sus enigmas.

El presente volumen está dividido en dos segmentos: “Sumidos en la incertidumbre” analiza los síntomas del cuerpo individual y social vinculados al vértigo contemporáneo, la mutación de los imaginarios colectivos moldeados en un mundo mediatizado y virtual, y las implicancias de un consumo asociado a la inhibición de la incertidumbre. A su vez, “Consumidos por la insatisfacción” plantea algunas de las formas en las que el sujeto contemporáneo experimenta su búsqueda de liberación a través del errático camino del placer consumista.

Ilustración: gentileza de Marcelo Legal.

El fin del secreto. Ensayos sobre la privacidad contemporánea (2003)

Editorial Dunken – ISBN 987-02-0194-6, 141 pp.-

El presente volumen plantea cómo los nuevos tiempos, obsesionados por la información y la expresión, han logrado vulnerar -como nunca antes- la privacidad y el secreto. Paradójicamente, el mundo libre nos mantiene vigilados, nos ha dado los instrumentos necesarios para que nosotros mismos, en la ilusión vanidosa de una soberanía y una libertad ampliamente escogidas, podamos participar de nuestro propio control y vigilancia.

Mostrar todo, a cualquier precio: exhibir todas las causas, todas las conductas, reflejar las debilidades e infidencias, las finalidades y lo banal, la denuncia y las intrigas, los goces y las sombras. En esta transparencia están inmersos aquellos seres que se exhiben por ocupar el lugar de todas las miradas, junto a quienes están obligados a responder por su secreto. Ya no es tiempo de sutilezas: el pudor se desvanece, lo que ha potenciado en la sociedad el metabolismo de la transparencia de los egos. Pero, a su vez, esa sociedad ha sido sometida a la confidencia y a la confesión, a la exhibición e, incluso, a la extorsión.

Todos los secretos deben ser revelados: el pasado es revisado y confrontado, la divina creación del hombre se desvanece en la transparencia del código genético, los sistemas de seguridad y de información, a su vez, se vulneran en su propia sensibilidad; el poder político se desmorona en la agonía de su hipocresía, en el desocultamiento de su velo y la evidencia de su voracidad obscena.

Cuando todo se hace visible y transparente, se llega al final del juego. Por cierto, esta escalada a los extremos predice un final de época. O, al fin de cuentas, un nuevo principio.

(Texto de contratapa)

 Indice:

* Prefacio

La lógica de la evidencia (El espectáculo de la evidencia – El éxtasis y la desaparición)

Reality-shows: espectáculos de la posmodernidad (El sueño de Narciso – Sobredosis de TV – La lógica de la ilusión – El mito robinsoniano – Golpes y efectos)

* Los vigías de la modernidad (De la sociedad del espectáculo a la sociedad panóptica – La mirada controladora – Espionaje totalitario)

* El espacio de las intimidades cautivas (La nueva lógica de los espacios – Perfil de consumidor – El Gran Empleado – La industria de los datos personales – Desamparos y legalidades – Intimidad VIP – Los espacios de Burbank)

* Paranoicos y Vigilantes (El panóptico digital – Encriptados – Imágenes de guerra – Mundo hacker – Mentiras verdaderas)

* La transparencia genética (Los hijos del absolutismo científico – Los caminos de la clonación)

* Paradojas de la evidencia (Apogeo y caída del discurso – Mito y realidad.com – Verosímil y verdadero – Las reglas del deseo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s